San Acisclo y Santa Victoria Patrones de Córdoba
14 noviembre, 2018
San Jerónimo de Valparaíso
13 enero, 2019

Osio, el obispo de Córdoba

Osio nació en Córdoba en el año 256 en el seno de una familia acomodada. Fue elegido obispo de Córdoba en el 294 a sus 38 años, por lo que suponemos que dio muestras de su santidad y valía desde muy joven. El emperador Constancio, del lado del arrianismo, ordenó su exilio y murió a los 101 años de edad, tras ser torturado para confesar su abrazo al arrianismo, cosa que nunca sucedió.

Es destacable su participacón en varios Concilios, como el de Elvira, celebrado entre el año 300 y el 324, cerca de Granada. En este concilio se sentaron las bases de lo que sería la Iglesia de España, antes incluso de la Iglesia de Constantino.

Osio preside el Concilio de Nicea, celebrado en el año 325 en la ciudad del mismo nombre, donde fueron establecidas las leyes de la iglesia (tambié llamadas cánones) que son reglas de disciplina inmutables, además de condenar el arrianismo como herejía.

Durante la persecución al cristianismo de Diocleciano y Maximiano, Osio sufrió tormento (torturas) y fue desterrado. Tras ser llamado por Constantino abandona la península,  el emperador lo tenía en muy alta estima, lo que provocó que influyera sobre este en la conversión al cristianismo. Su pensamiento dentro de la vida de la Iglesia en la antigüedad hizo que tomara gran importancia y es considerado uno de los padres de la iglesia

En Córdoba, su ciudad natal, se levantó un monumento dedicado a Osio que fue inaugurado el 26 de abril de 1926, se encuentra en la pintoresca Plaza de Capuchinas. Este monumento representa varios pasajes de la vida del obispo,  situados en tres laterales de la base del mismo, realizados en bronce. Vamos a interpretarlos.

  • En la cara frontal podemos ver a Osio conversando con Constantino. El emperador sentado en el trono escucha atentamente al obispo, que se encuentra en pie y señalando al cielo, lo que indica que habla sobre lo divino, mientras con su mano izquierda sujeta el crucifijo de su pecho.
  • En el lateral derecho, podemos ver a Osio maniatado y con el torso descubierto, representa el martirio al que el obispo fue sometido durante la persecución de Diocleciano y Maximiano. Con la mirada puesta en el cielo mientras el soldado aparece amenazante con su brazo en alto. En este pasaje también se encuentra un sacerdote romano ofreciéndole un cuenco para realizar un sacrificio y así abrazar la religión pagana.
  • En el lateral izquierdo se representa a Osio durante la celebración del Concilio de Nicea, lo vemos en pie en un momento de la intervención en la asamblea, sujeta con su mano un pergamino, presumiblemente corresponden a las sagradas escrituras. Aparecen más participantes presentes en el Concilio.
  • En la parte trasera podemos ver una inscripción sobre mármol, que dice así.

A

OSIO

OBISPO

CONFESOR .D. CRISTO EN EL TORMENTO

CONSEJERO .D. CONSTANTINO “EL GRANDE”

EN EL XVIº CENTENARIO DEL CONCILIO

DE NICEA QUE PRESIDIÓ

DEDICA ESTE MONUMENTO

POR INICIATIVA DE SU PRELADO

EL PUEBLO DE CÓRDOBA

XXXI XII MCMXXV

Osio es otro insigne cordobés, cuya influencia sobre Constantino hizo cambiar el rumbo de la historia, es venerado como santo por la iglesia ortodoxa y por la iglesia católica de rito oriental.