El Cristo de los Faroles y la Plaza de Capuchinos
23 abril, 2018
Séneca: de Corduba a Roma
15 mayo, 2018

San Rafael y sus Triunfos

 

  • Quién era San Rafael

San Rafael es uno de los siete arcángeles, patrón de los peregrinos y su aparición en la Biblia cuenta que adoptando la apariencia humana de Azarías, fue enviado por Dios al ciego Tobit, para que acompañara a su hijo Tobías durante el viaje que realizaba para conocer a su futura esposa, Sara. Durante el viaje pescaron un gran pez y el arcángel  le dijo a Tobías que utilizara la hiel para curar la ceguera de su padre, y guardara el corazón y el hígado para desposeer a Sara, víctima de  Asmodeo un demonio que había matado uno por uno a sus siete maridos anteriores, sin permitir a ninguno consumar el matrimonio. Tobías hizo todo lo que Rafael le dijo y finalmente pudo casarse con Sara, Tobit, padre de Tobías, recobró la vista tras untar sus ojos con la hiel del pescado. De ahí que el arcángel siempre se represente con un pescado y un bastón de peregrino.

  • San Rafael y Córdoba

Córdoba había sido asolada por la peste en muchas ocasiones, al igual que media Europa. Durante el siglo XVI cuando la epidemia comenzó a entrar en la ciudad, los cordobeses estaban desesperados, habían visto como la enfermedad había reducido a la mitad su población, además, la fe del pueblo había menguado de igual forma. Por aquel entonces, el Padre Roelas ya había tenido algunas apariciones, siendo la última de ellas la noche del 7 de mayo de 1578, en la que por fin recibió el juramento de San Rafael: “Yo te juro, por Jesucristo Crucificado, que soy Rafael, ángel a quien Dios tiene puesto por guarda de esta ciudad” Ese año la peste no tuvo grandes consecuencias y comenzó la gran devoción cordobesa  a San Rafael. Al poco tiempo comenzaron las obras de la Iglesia dedicada al arcángel así como esculturas, procesiones, plazas, triunfos, etc.

Esta devoción, que ha permanecido en el tiempo, es tal que muchos cordobeses creen que el patrón de la ciudad es San Rafael, desconociendo que realmente son San Acisclo y Santa Victoria. Tanto es así que, el día 17 de noviembre, día de los patrones cordobeses, no es festivo en la ciudad, sin embargo, el 24 de octubre, día de San Rafael sí lo es. Este día muchos cordobeses lo celebran pasando un día de campo haciendo algo tan tradicional como es un buen “perol”.

Rara es la familia que no tiene un Rafael entre sus miembros y es que este nombre es el más común en Córdoba. San Rafael también está presente en muchos de los conocidos patios cordobeses, en forma de esculturas o azulejos, y en las calles abundan los Triunfos de San Rafael. Un puente, un cementerio, el estadio de fútbol, un barrio y un largo etcétera están dedicados al arcángel San Rafael.

El gran García Lorca lo plasmó en su romancero gitano con el poema San Rafael.

Y es que la ciudad de Córdoba y todos los cordobeses están ligados, de una manera u otra, a la de su arcángel.